En la ONU, la valoración de la voz de la juventud